RSS
Minientrada

Viniendo Jesús a la región de Cesarea de Filipo, pregunto a sus discípulos, diciendo: ¿Quiénes dicen los hombres que es el Hijo del Hombre? Ellos dijeron: Unos, Juan el Bautista; otros, Elías; y otros, Jeremías, o alguno de los profetas. Él les dijo: Y vosotros, ¿Quién decís que soy yo? Respondiendo Simón Pedro, dijo: Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente. Entonces le respondió Jesús: Bienaventurado eres, Simón, hijo de Jonás, porque no te lo revelo carne ni sangre, sino mi Padre que está en los cielos. Y yo también te digo, que tú eres Pedro y sobre esta roca edificare mi iglesia; y las puertas del Hades no prevalecerán contra ella. Y a ti te daré las llaves del reino de los cielos; y todo lo que atares en la tierra será atado en los cielos; y todo lo que desatares en la tierra será desatado en los cielos.  (Mateo16:13-19 )

En esta porción de las escrituras, se nos narra una ocasión en que Jesús, estando con sus discípulos, les hace una pregunta, ¿Quién dicen ustedes que soy yo? – les pregunta Jesús. Inmediatamente, Pedro, se levanta y dice con toda seguridad: Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente…

Si retrocedemos unos capítulos veremos que Simón Pedro ya había tenido algunas experiencias con Jesús, ya había caminado sobre las aguas (Mateo 14:22-32), en otra ocasión, después de haber pasado toda la noche tratando de pescar y no haber obtenido nada, Jesús le dijo que volviera a altamar y lanzara la red nuevamente, y dice la biblia que encerraron gran multitud de peces, que la red se rompía y tuvieron que llamar a mas compañeros que le ayudaran a sacarlos (Lucas 5:1-10). Por tanto, Simón Pedro entendía que estas obras solo podían venir de parte de Dios. En su corazón, él sabía que Dios estaba obrando a través de Jesús. Por eso Jesús mismo le responde: Bienaventurado eres, porque no te lo revelo carne ni sangre, sino mi Padre que está en los cielos.

De la misma manera en que nosotros sentimos cuando Dios está obrando en medio de una situación, una dificultad, un problema, cuando sentimos su presencia. No necesitamos que alguien venga y nos diga que es Dios, porque nosotros mismos lo sentimos, lo sabemos, algo dentro de nosotros, en nuestro corazón nos lo hace saber…es Dios mismo revelándonos, es Dios mismo manifestándose y haciéndonos entender.

Pero no todo termina ahí, Jesús continúa diciéndole a Simón… – Tu eres Pedro, y sobre esta roca edificare mi iglesia; y las puertas del Hades no prevalecerán contra ella. Y a ti te daré las llaves del reino de los cielos; y todo lo que atares en la tierra será atado en los cielos; y todo lo que desatares en la tierra será desatado en los cielos. Valla promesa.

Para todos los que aman a Dios, hay promesas (1 Corintios 2:9), porque Dios es galardonador de los que le buscan….al ver todas estas cosas uno se pregunta – ¿qué estoy esperando para seguir a Dios? Puesto que son muchos los beneficios, empezando por la salvación, y luego le siguen un sinnúmero de bendiciones, aparte la confianza y la seguridad que da el saber que el Creador del Universo camina conmigo.

Muchos cristianos en la actualidad llegan a la iglesia en busca de estas cosas, muchos se bautizan e intentan llevar una vida conforme a las enseñanzas de Dios. En aquellos días, muchos seguían a Jesús, pero solo 12 eran llamados discípulos…pero aun dentro de esos 12 había otro grupo más selecto, los discípulos que permanecían cerca de Jesús todo el tiempo, Jacobo, Juan (el discípulo amado) y nuestro amigo Simón…llamado Pedro. Solo ellos presenciaron la transfiguración de Jesús en un monte alto, y presenciaron el encuentro de Jesús con Moisés y Elías, y como si fuera poco, luego una nube resplandeciente los cubrió y escucharon la voz de Dios (Mateo 17:1-9)

¿Cuántos de nosotros conformamos ese círculo íntimo con Jesús? ¿Cuantos estamos siempre ahí, a sus pies? ¿Cuántos estamos buscando su rostro en oración todos los días, sin cesar? ¿No debería ser esa la meta de todo cristiano? No se trata de arrodillarnos todos los días con una lista inmensa de peticiones a Dios, sino de buscar su presencia, de llenarnos de su conocimiento, de conocerle más y más, de no conformarnos con lo que ya sabemos, se trata de sumergirnos más y más en su presencia, Dios no pondrá limites en tu relación con El, el limite lo pones tú. Dios conoce todas nuestras necesidades, mucho antes de que nosotros se las manifestemos. “Porque los gentiles buscan todas estas cosas; pero vuestro Padre celestial sabe que tenéis necesidad de todas estas cosas. Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas.” (Mateo 6:32-33). Dios está buscando verdaderos adoradores, adoradores en espíritu y en verdad (Juan 4:23-24). ¿Eres tú un verdadero adorador?…

Sé que muchos hemos tenido ese deseo en algún momento, de que Dios sea nuestro todo, entregarnos por completo, caminar de la mano del Dios Todopoderoso…a no conformarnos con lo que nos cuentan o lo que leemos en la biblia, queremos tener nuestra propia experiencia con Dios, recostarnos en su pecho, escuchar sus latidos, sentir su aroma, que nuestros momentos a solas con Dios sean los momentos más increíbles y podamos estar horas enteras en su presencia… ¿cierto que si?

¿Cuántos lo han conseguido? En mi experiencia personal, lo he intentado muchas veces y no logro obtener el resultado que deseo, tal vez en la primera semana comienzo a ver cambios, todo parece ir marchando como lo esperaba, comienzo a tener momentos muy agradables con Dios, momentos en los que me siento muy cerca de Él (o a El muy cerca de mi….), todo parece ir perfecto…pero de repente… todo desaparece… Desaparecen mis ganas de orar, y si lo hago es una oración sencilla de agradecimiento y finalizo con un buenas noches y a la cama…Desaparece mi entusiasmo, mi sueño de querer alcanzar esa cercanía con Dios pasa a un segundo plano, en muchas ocasiones hasta le fallo a Dios… sin darme cuenta termino haciéndolo a un lado y me pregunto: ¿en qué momento pasó todo esto?, el desánimo, las distracciones, las ocupaciones, algo llega de repente y todo vuelve a como era en un principio…oh! Y como cuesta volver a empezar!

He pasado por lo mismo muchas veces… hace poco lo intente y obtuve el mismo resultado de siempre y pensaba: ¿qué estoy haciendo mal? Lo intento y lo intento y sigue ocurriendo lo mismo…por más que me lo proponga no obtengo resultados, llegue a pensar que simplemente debía conformarme con lo que ya tenía, que ya no había lugar para algo más, la verdad me sentí muy decepcionado… de la vida, de mí mismo, no le veía sentido a nada, entonces recordé que a nuestro amigo Simón Pedro, no todo le salió de maravilla, también tuvo sus momentos difíciles…

A pesar de caminar con Jesús y estar muy cerca de Él, había momentos en los cuales….Simón se dejaba llevar por las circunstancias, como cuando intentó convencer a Jesús de no ir a Jerusalén, y Jesús tuvo que reprenderle (Mateo 16:21-23), o cuando saco su espada y cortó la oreja de Malco, siervo del sumo sacerdote (Juan 18:3-11) y no nos olvidemos de las 3 negaciones antes de que cantara el gallo (Lucas 22:54-62), en estos tiempos seguro escucháramos la voz de alguien decir: – “…y eso que es cristiano…” en muchas ocasiones nosotros mismos nos hacemos de esa frase para señalarnos a nosotros mismos y por eso terminamos más desilusionados y más desanimados.

¿Cómo Pedro, que camino por las aguas, camino al lado de Jesús, que vivió en persona todas las señales y milagros que Jesús hizo, que reconocía que era Dios mismo obrando en la persona de Jesús, podía haber negado a Jesús en ese momento tan difícil? Creo que Pedro nos regresaría la pregunta de la siguiente forma: ¿Cómo tu sabiendo que ese mismo Jesús sigue obrando hoy, que te promete que estará a tu lado todos los días, que te será escudo y fortaleza, que es rey y señor del universo, que ha pagado tu deuda con la muerte…aun tu insistes en seguir siendo el mismo, en conformarte con la vida que llevas y de la manera en que la llevas, bien seas creyente o no?

Por lo tanto, quiero pensar que nuestra situación no es muy distinta a la de nuestro amigo Simón, supongo que él también se hacia las mismas preguntas que nosotros nos hacemos cuando sentimos (o sabemos) que le fallamos a Dios, cuando lo hacemos a un lado por cualquier motivo (distracción, pereza, desanimo, rabia, ocio, etc.). Supongo que Pedro asumió la misma actitud de muchos de nosotros, hacernos a un lado, lamentarnos, y esperar a ver qué pasa…con el sentir en el corazón de…”en algún momento retomar el camino y volverlo a intentar…” pero dando por cierto que será algo “difícil” de alcanzar…

Me llama la atención un versículo en el libro de Marcos, en donde pareciese que se excluye a Pedro de entre los hermanos (Marcos 16:7), ocurre luego de la resurrección de Jesús, en donde un joven aparece cerca de la tumba donde había sido sepultado Jesús, y le dice a María magdalena, a María la madre de Jacobo y a Salome, que Jesús ya había resucitado y que fueran y avisaran a los discípulos y a Pedro… como si no lo contaran como uno de los discípulos, o como si Pedro no estuviese con ellos y por eso hacen énfasis en que también lo busquen y le cuenten la noticia… (es mi opinión personal…) supongo, que después de haber negado a su maestro…se sentía fatal, tal vez quería estar solo, pensó que no tendría perdón luego de haber actuado de esa manera… esto quiero pensar yo…

Sin embargo, dice la biblia que luego de eso, Jesús se les apareció a todos los discípulos, incluyendo a Pedro… pero sentí que la vida de Pedro no era la misma…que aún había algo inconcluso, que Pedro aun guardaba dolor por aquel suceso… ya sabía que Jesús había resucitado que sus promesas eran ciertas…pero aún tenía esa “espina” clavada en el corazón… no había tenido la oportunidad de remediar ese asunto con Jesús…por eso Jesús un día se les aparece junto al mar de Tiberias mientras él (Simón Pedro), Tomas, Nathanael, los hijos de Zebedeo y otros discípulos habían decidido ir a pescar y pasaron toda la noche tratando de pescar y no consiguieron nada, así que venida la mañana, Jesús se puso en pie en la rivera, pero los discípulos no sabían que era Jesús, así que Jesús les pide algo de comer y ellos le responden que no tienen nada, no pescaron anda en toda la noche, por lo cual Jesús les dice que echen la red nuevamente pero a la derecha de la nave y al hacerlo, dice la biblia, que no podían sacarla de ninguna manera por la gran cantidad de peces que habían atrapado, y Juan (el discípulo amado) le dice a Pedro: es el Maestro! Y Pedro al escucharlo se cambió y se lanzó al agua y corrió a Jesús, cuando llegaron a la orilla, ya el Señor tenía unas ascuas puestas con un pez encima de ellas y pan y Jesús les invita a traer de los peces que acaban de pescar (153 peces en ese momento después de haber pasado toda la noche sin pescar ni uno solo), y Jesús los invita a comer. Ninguno se atrevía a preguntarle quien era….todos sabían que era Jesús, era la tercera vez que Jesús se les aparecía después de haber resucitado…sin embargo fue hasta esta tercera vez en que Jesús toco aquel asunto con Pedro…

Jesús sabia como se estaba sintiendo Pedro, las luchas que estaba teniendo consigo mismo a causa de aquel suceso…al igual que nosotros…Jesús conoce nuestras luchas internas, esas que nos impiden tener esa comunión perfecta con Él, esa indecisión, esa desilusión, esa “espinita” que nos impide buscarle con toda el alma y con todo el corazón, que no nos deja entregarnos por completo a Dios, así que Jesús toma a Pedro y le hace una pregunta…., esa misma pregunta Dios te la hace a ti y a mi hoy….

”… ¿Me amas más que estos…?”

Jesús quería hacer entender a Pedro que no había ningún resentimiento, por parte de Él, a causa de aquel suceso. Pedro le negó 3 veces, por tanto Jesús le hizo la misma pregunta 3 veces…no sé cuántas veces te deba hacer la pregunta a ti, tal vez menos, tal vez más…Dios está más interesado en saber si aún le amas y qué tanto le amas… ¿le amas tanto que a pesar de los errores del pasado, estarías dispuesto a levantarte y luchar por el nuevamente? ¿Le amas tanto que sin importar que tan difícil sea, lo intentaras con más firmeza y decisión? ¿Le amas tanto que sin importar cuantas veces falles, no desistirás?

Dios quiere que entiendas, que al igual que Pedro, Él te escogió desde un principio, que tú siempre estuviste en sus planes, Él siempre supo que fallarías, que cometerías errores, que harías promesas y votos que no podrías cumplir, sabía que eras débil en esas áreas de tu vida, sabia de tu temperamento, Él siempre supo todo lo que pasaría, y aun así, te escogió a ti… por eso se lo manifestó a Pedro antes de que sucediese, que lo negaría 3 veces antes de que cantase el gallo.

El no ve lo que eres hoy, sino en lo que te convertirás… “Él llama a las cosas que no son, como si fuesen…”

El secreto está en que Él nos amó primero, cuando entendamos que su amor nos hace libres comenzaremos a amarle con libertad, y ese amor nos llevara a buscarle como se debe, ayudara a quitar del camino a todo eso que nos estorba, nos llevara a adorarle en espíritu y en verdad.

“En el amor no hay temor, sino que el perfecto amor echa fuera el temor; porque el temor lleva en si castigo. De donde el que teme, no ha sido perfeccionado el amor. Nosotros le amamos a él, porque él nos amó primero.”

1 Juan 4:18-19

La Obra que Dios ha empezado en ti, El la va a terminar…

La confesión de Pedro

 
Deja un comentario

Publicado por en 26 febrero, 2014 en Mensaje

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , ,

Calma en la tormenta…

tormenta

“Luego subió a la barca y sus discípulos lo siguieron. De repente, se levantó en el lago una tormenta tan fuerte que las olas inundaban la barca. Pero Jesús estaba dormido. Los discípulos fueron a despertarlo. —¡Señor —gritaron—, sálvanos, que nos vamos a ahogar! —Hombres de poca fe —les contestó—, ¿por qué tienen tanto miedo? Entonces se levantó y reprendió a los vientos y a las olas, y todo quedó completamente tranquilo. Los discípulos no salían de su asombro, y decían: ¿Qué clase de hombre es éste, que hasta los vientos y las olas le obedecen?” (Mateo 8:23-27) “

Este es otro de esos pasajes de la Biblia que considero CLAVE para la vida Cristiana, aunque si nos vamos unos versiculos antes…veremos que Dios habia llegado a capernaum y habia sanado al siervo de un centurion y luego a la suegra de Pedro…hasta ese momento habia muchisima gente siguiendo a Jesus…el versiculo 18 dice: “Cuando Jesús vio a la multitud que lo rodeaba, dio orden de pasar al otro lado del lago.” tengamos muy presente este versiculo para entender luego lo que ocurre con sus discipulos…

A Jesus siempre lo seguia mucha gente….yo tengo una mente muy creativa la verdad y trato de imaginarme esas situaciones….al leerlas las “dibujo” en mi cabeza…..me imagino a Jesus caminando y a todo un tumulto de gente a su alrededor aprentados, empujandose unos a otros con tal de estar cerca a Maestro, con tal de poder tocarlo…algunos niños corriendo, otros suviendose a los arboles….tuvo que ser todo un acontecimiento!!!

Sin embargo….Jesus vio ke habian muchas personas!!…me imagino ke ya no lo dejaban caminar ni un poco…asi que le dijo a sus discipulos: “Pasemos al otro lado…”

Jesus subio a la barca junto con sus discipulos y luego PUM!! de repente una tormenta muy fuerte se levanta!!! los discipulos al ver que habían olas tan grandes que cubrian la barca sesustaron muchisimo!!! y quien no lo haria??? verdad? supongo que estab ya lejos de la orilla y al ver olas tan grande, el vientoque los sacudia, tu vienron muchisimo miedo….yo habria estado peor…se los aseguro….de hecho me ha pasado muchas veces… y creo a que a ti tambien….si a ti tambien te ha pasado….!…y en un momento te lo hare recordar….

pero bueno…volviendo al tema…los discipulos todos asustados, algunos con algunas lagrimitas en los ojos….“buaaaa!!!!! vamos a morir!!!!” -decian- pensemos un poco….si decian cosas como esta es porque no era cualquier tormenta….sin embargo…..(y es lo mas sorprendente de este pasaje…) cuando miran a Jesus…el esta dormido!!! tranquilamente…..en medio de semejante tormenta….. no lo neguemos, si te imaginas la escena es un poco comica no?? todos llorando de miedo por lo que está ocurriendo mientras Jesus duerme tranquilamente! wow!!!! me imagino el asombro de los discipulos! imagino que se preguntaban unos a otros….“cómo puede ser posible que esté dormido en medio de semejante tormenta!!?” …pero lo mas sorprendente no es que se quedo dormido….sino lo que les contesta al despertar de su “cómodo sueño”…

“…hombres de poca Fe!…”

Creo que ninguno de los discipulos se lo esperaba….me imagino que todos se quedaron boquiabiertos y mirandose unos a otros….aun yo al leer muchas veces este pasaje pensaba…cómo puede Jesus decirles “hombres de poca fe!” en ese momento??? su barca estuvo a punto de ser hundida en medio del lago! habia mucho viento y supongo que algunos rayos y truenos!! yo en su lugar tambien huviese despertado a Jesus!! eso no lo dudo!!….pero bueno…no entendia el porque de su respuesta! luego….como para “rematar” les dice “porqué tienen tanto miedo?” Estaban a punto de morir!!!!!!!!!!!!!!! creo que la respuesta era obvia!!! no???? Jesus sabia la respuesta…..pero queria enseñarles algo…..y es el porqué de este mensaje hoy….

Recuerdan el versiculo 18?? “Cuando Jesús vio a la multitud que lo rodeaba, dio orden de pasar al otro lado del lago.” …ahi estaba la clave…

Dios les habia dado la ORDEN de pasar al OTRO LADO del lago….creo que Jesus sabia de la tormenta….es mas…creo que Jesus de durmio a proposito…. Él quería enseñarles a sus discipulos a que confiaran en Él…¿cómo? pues sencillo….Jesus Ya habia dado la orden de ir al otro lado….por tanto NADA ni NADIE podía impedirselos! ya estaba hecho! era una orden directa, salida de la boca del Hijo de Dios!!! sin importar que pasara, ellos llegarian al otro lado! Jesus lo habia ordenado asi! solo tenian que confiar en su palabra….por eso al ver semejante tormenta ellos se asustaron pero jesus les dijo: “hombres de poca fe!!” no creyeron en las palabras de jesus…al ver que el panorama no era para nada alentador…se asustaron y olvidaron rapidamente las palabras de jesus….Él los llevaria al otro lado….por eso les pregunto… “porqué tienen tanto miedo?” pero al ver que sus palabras no fueron muy reconfortantes para ellos….Jesus se levanto y detuvo la tormenta….

Cuantas veces no nos ha pasado….que cuando estamos en medio de un problema….lo primero que hacemos es decir: Señor!! ayudame!!!!! Donde estas en estos momentos???? porqué me abandonas????? no les ha pasado??? a mi si!!! pero ahora entiendo que en esos momentos no me ha abandonado…entiendo que es solo una tormenta mas y que Él duerme en mi barca….se que puedo despertarlo y pedirle que detenga la tormenta….o….. simplemente acurrucarme a su lado en la barca y confiar en Él…..se que llegaremos al otro lado….que que saldremos de la tormenta…. Él no nos abandona jamas!! no es maravilloso??? no te hace ver los problemas de una manera diferente?? ahora entiendo eso de “estar gozosos en medio de las tribulaciones” claro!!!!!! el esta en nuestra barca! no hay nada que temer!! solo confiemos en Él……

Espero esta lectura sea de bendicion para sus vidas!

 
Deja un comentario

Publicado por en 24 febrero, 2014 en Mensaje

 

Etiquetas: , , , , , , , , ,

Silbo apacible…

“…Se levantó, pues, y comió y bebió; y fortalecido con aquella comida caminó cuarenta días y cuarenta noches hasta Horeb, el monte de Dios. Y allí se metió en una cueva, donde pasó la noche. Y vino a él palabra de Jehová, el cual le dijo: ¿Qué haces aquí, Elías? El respondió: He sentido un vivo celo por Jehová Dios de los ejércitos; porque los hijos de Israel han dejado tu pacto, han derribado tus altares, y han matado a espada a tus profetas; y sólo yo he quedado, y me buscan para quitarme la vida. Él le dijo: Sal fuera, y ponte en el monte delante de Jehová. Y he aquí Jehová que pasaba, y un grande y poderoso viento que rompía los montes, y quebraba las peñas delante de Jehová; pero Jehová no estaba en el viento. Y tras el viento un terremoto; pero Jehová no estaba en el terremoto. Y tras el terremoto un fuego; pero Jehová no estaba en el fuego. Y tras el fuego un silbo apacible y delicado. Y cuando lo oyó Elías, cubrió su rostro con su manto, y salió, y se puso a la puerta de la cueva. Y he aquí vino a él una voz, diciendo: ¿Qué haces aquí, Elías?…” (1 Reyes 19:8-13)

Este fragmento de la Biblia narra un suceso en la vida de Elías, quien era un Profeta de Dios, en el cual estaba siendo perseguido por haber dado muerte a unos profetas de Baal en el Monte Carmelo. Elías al saber que era perseguido huyó a Horeb, el monte de Dios.

En lo personal me identifico mucho con este pasaje, siempre me recuerda cómo comencé a conocer de Dios…mi historia no es como la de Elías, les puedo asegurar que nadie me perseguía para matarme ni mucho menos yo había matado a algún profeta de Baal o algo parecido…para nada! Nada de eso me ocurrió jamás….

Para entender mi historia es necesario que conozcan un poco de mi….la verdad no soy ningún Pastor, ni Líder Espiritual ni nada de eso….soy alguien “común” por así decirlo…de hecho no hay nada especial o algo que me haga sobresalir de entre las demás personas….soy “normal” así que si paso a tu lado en la calle o en algún centro comercial no dirás “ahh!! Mira es el chico del blog!!!” para nada! (Jejejeje….) te aseguro que pasaré desapercibido….pero bueno…en ese entonces mi deseo de conocer a Dios y conocer de él era muy grande (lo que muchos llaman “el primer amor”….todos lo recordamos verdad?) recuerdo que comencé leyendo la Biblia en mi casa un día como hoy, eran como las 4 de la tarde…o algo así…¿Cómo paso? No lo sé, la verdad…nunca me había gustado leer….me daba sueño, pero esa tarde fue diferente sentí ganas de leer y de leer la Biblia…..desde que tengo uso de razón hemos tenido una Biblia en mi casa pero nunca la había tomado, ni para usarla de pisa-papel, total…me decidí a leerla, no te miento que las primeras páginas me parecían eternas al ver tantas hojas en ese “librito” y apenas comenzándolo… de hecho muchas veces desistí de leer, pero a los pocos días regresaban esas ganas de leer aquel libro…es más….ahora que lo recuerdo leí Génesis 1 como 10 veces!! Siempre que retomaba la lectura comenzaba de nuevo (me decía a mí mismo: “mi mismo, ya ni me acuerdo de lo que leí, comencemos de nuevo”, aunque las primeras 3 veces que lo hice me parecían frustrantes decidí continuar y de un momento a otro ya había leído todo el génesis wow! Fue todo un Record Personal, y me comenzó a apasionar la lectura de la Biblia, pasaba horas leyéndola! Se que a este punto ya estarán aburridos de tanta lectura sobre mi cierto?? Lo siento!! Pero tenía que decirles cómo empezó todo para que entendieran el porqué de este mensaje…les prometo que no me tomare mucho tiempo (jijijiji…).

Bueno….comencé a asistir a un grupo de oración Cristiano que se reunía cerca de mi casa al cual asistía una amiga (la chica que me invitó y a la cual le doy gracias por haberme tenido tanta paciencia jejeje)…. Me sentí súper bien en aquel grupo, muy diferentes a mis amigos regulares….total me invitaron a la iglesia (la primera vez que asistí a una iglesia cristiana) era un servicio de jóvenes y para jóvenes, todos los sábados realizaban uno, me sentía como mosca en sopa, todo era nuevo para mi, y muy diferente a lo que estaba acostumbrado, comencé a conocer a muchas personas, líderes de aquel lugar, Pastores, etc. Asistían muchos jóvenes a esos servicios…fue donde comenzó todo este asunto del “…silbo apacible…”.

Yo recuerdo que oraba buscando la voz de Dios…incluso hacia silencio de tanto en tanto diciendo: “…ahora te toca hablar a ti Dios…te escucho…” y al no escuchar NADA me frustraba y me preguntaba….”…será que si me escuchas?…” no les ha pasado?? Recuerdo que cuando asistía a esos grupos de jóvenes y a la iglesia… me topaba con personas que me decían: “ayer Dios me hablo y me dijo esto y esto otro…” a otros los escuchaba decir…”pregúntale a Dios sobre ese asunto…” otros me contaban anécdotas INCREIBLES! En los que Dios se les aparecía en sueños, tenían visiones en las que Dios les decía qué hacer, escuchaba historias de pastores que sanaban enfermos con el poder de la oración, otros que veían ángeles wow!!! Miles de historias!!! ….pero… y yo? Pensaba que lo estaba haciendo mal…..muy mal!! Todos podían comunicarse con Dios menos yo! Era frustrante en realidad….leía la Biblia y me encontraba con historias como la de Abraham, Moisés!!! Y yo decía: “qué tengo que hacer para que me escuches Señor?” yo en serio quería escuchar a Dios susurrarme palabras al oído…, que me hablara en sueños, que me diera visiones así con caballos de fuego y todo eso….pero en cambio recibía un “silencio eterno……” no entendía que pasaba…pensaba que si simplemente hacia lo que todos hacían…Él “debía” hablarme igual que a ellos!! (esa era mi teoría)…pero… CUAN EQUIVOCADO ESTABA! Así fue como llegue a este pasaje de la Biblia…la historia de Elías, y me sorprendió tanto… porque al leerlo me di cuenta que Dios quería enseñarme algo más profundo…vi que Él llevó a Elías a ese lugar… y no sé por qué, pero en ese momento me veía como Elías…como si Dios hubiese escrito ese pedacito de la Biblia para mi…para que me pusiera en el lugar de Elías…sabes?…podía ver el viento en otros….el terremoto en otros….el fuego en otros… pero lo que yo obtenía en esos momentos de oración eran silbos apacibles… entendí que Dios no solo estaba manifestándose en lo sobrenatural! Sino también en lo natural…entendí que en medio de esas noches y esos momentos en que me sentí solo, en los que sentía que hablaba y nadie me respondía….Él estuvo ahí….solo que trataba de buscarlo en el viento, el terremoto y el fuego…..mientras Él no estaba ahí para mi….Él siempre estuvo en el silbo apacible….entonces lo escuché…escuché su silencio y lo entendí, y dejo de ser silencio para mí, no podría explicarte cómo, pero te digo que lo entendía perfectamente…sabía cuándo me hablaba, lo sentía…no con mis oídos carnales….Él hablaba directamente a mi corazón… Todo cambió en ese momento! Entonces comencé a disfrutar de esos momentos a solas con Dios…

No se cual sea tu situación…pero si en algún momento te sentiste igual que yo….te digo No te desanimes! No es que lo estés haciendo mal, no es que Dios no te quiera hablar…no es que Dios no te escuche… todo lo contrario… Dios quiere llevarte a ese lugar… quiere hacerte salir de esa “cueva” (así como lo hizo con Elías), quiere que lo conozcas…tal ves a tu alrededor habrá viento, terremotos, fuego! Y quieras experimentarlo!! Pero Él quiere llevarte a que escuches el suave susurro de su voz….

Espero haya sido de bendición para ti este pasaje como lo fue para mí, gracias por tomarte el tiempo de leerlo todo y gracias también por visitar mi Blog!

Bendiciones para ti y para toda tu familia!

 
2 comentarios

Publicado por en 19 febrero, 2014 en Mensaje

 

Etiquetas: , , , , , , , , , ,